lunes, 25 de enero de 2016

QUICHE PROVENZAL

Hoy, después de un tiempo de descanso, volvemos a la carga con este delicioso pastel salado, tipo quiche sin base, pero al que opcionalmente podemos añadir una base de masa quebrada o de hojaldre al gusto de cada uno, si queremos darle un poco más de contundencia.

En cualquiera de sus posibles variantes resulta un plato perfecto para llevar a un picnic, ya que tomado frío incluso gana en sensaciones. 
Si bien es cierto que con una manta, una botella de vino y buena compañía, las sensaciones están más que aseguradas, y si podemos aprovechar el tiempo primaveral que nos ha deparado este inusual fin de semana, ¡más aún si cabe!


Ingredientes para 6 personas:

Una cebolla blanca.
150 grs. de bacon ahumado.
6 huevos.
500 ml. de nata líquida 35%.
8 ramas de cebollino fresco.
6 hojas de albahaca fresca.
150 grs. de emmental rallado.
2 cucharadas de tomate frito casero.
3 tomates maduros.
Sal.
Pimienta negra molida.
Ajo en polvo.
Albahaca en polvo.
Aove.

Preparación:
1- Cortamos los tomates en rodajas finas y los disponemos sobre una bandeja de horno. Los regamos con un chorro de aove y los condimentamos al gusto con sal, pimienta y ajo y albahaca secos en polvo.

Lo asamos en el horno a 180º en posición aire ventilado, durante media hora aproximadamente, hasta que veamos que están en su punto, asados pero sin pasarse.

2- Mientras tanto, picamos la cebolla en brunoise y la salteamos en una sartén con un chorrín de aove. Cuando transparente incorporamos el bacon, picado también y lo cocinamos junto. Reservamos.

3-  En un cuenco amplio, batimos los huevos junto con la nata y el tomate. Añadimos la mezcla anterior de la cebolla y el bacon y también el cebollino y la albahaca picados, así como el emmental rallado.

4- Untamos un molde con mantequilla, y vertemos toda la mezcla anterior. Sobre ella colocamos las rodajas de tomate ya asadas e introducimos en el horno precalentado a 180º con calor superior+inferior.
Horneamos durante media hora hasta que veamos que se infla y coge un bonito color dorado.

5- Sacamos y lo podemos degustar tanto caliente, como frío o templado, dejándolo reposar. 

7 comentarios:

  1. Tengo una amiga que los los hace sin base. Yo nunca he probado pero casi que hasta me atrevería a decir que me gustarían mas, puesto que la masa quebrada me tiende a quedar blanda. El próximo lo haré así.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedan más ligeras...ee igual de ricas, o más!!

      Eliminar
  2. Hola JL!!. Antes de nada felicitarte el año nuevo, espero que tuvieras unas buenas y felices navidades.
    Con base o sin base, este tipo de pasteles salados me gustan muchísimo, son muy agradecidos ya que pueden llevar diversidad de ingredientes y amoldarse al gusto personal de cada uno. Siempre quedan ricos, ricos, ricos.

    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la pasta, las pizzas...igual de agradecidos!!

      Eliminar
  3. Si me quitas el animal me sirves 2 trozos ;-)))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. Que bien ver esta entrada, asi me has hecho recodar este plato que estoy mucho tiempo sin hacer

    ResponderEliminar

Ultimas Recetas

 

Followers

Sample Text

Social Icons

Ads 468x60px

Blogger templates

Recetas de cocina